GIAN FRANCO PAGLIARO
Gian Franco Pagliaro, un artista extraordinario, con el don de capturar las palabras y juntarlas de manera tal que tengan vuelo propio para expresar pensamientos profundos que reflejan el sentir de muchas personas y de transmitir con una sensibilidad desbordante, historias de amor, testimoniales o simplemente cosas de la vida. Lo que muchos han sentido, él lo hace canción y lo puede transmitir de una forma muy especial. Su repertorio nos exhibe canciones inolvidables como “Todos los barcos”, “Yo te nombro”, “Amigos míos me enamoré” y “El extranjero”
Con su voz de barítono logra transmitir calidez, ternura, franqueza, sinceridad. Las canciones de Gian Franco hablan sobre la amistad, el amor, la política, la vida en su cotidianeidad y todo cuanto lo rodea es fuente de inspiración. (de muevamueva.com)

Les transcribo aqui como expresa su autobiografia, porque me parece maravillosa su forma de describirse:

Gian Franco Pagliaro: Autobiografia
Nací un 26 de julio en Nápoles, cerca del mar y lejos de Argentina. Soy del signo Leo y lo digo porque hay gente que piensa
que mi signo, o cualquier otro signo, es importante para una biografía.
Comencé a cantar en el baño de mi casa, como todos los cantantes. Todos los cantantes se iniciaron en algún baño de
alguna casa, por si no lo sabe. Mi papá quería que yo fuese arquitecto, menos mal que no le di bola, si no a estas horas estaría manejando un taxi. Me animé a cantar en público por la insistencia de algunos amigos que me siguen queriendo –el amor, además de ciego es también sordo– y por mi mamá que sigue cantando bien y cree que, por ser su hijo, heredé sus dotes vocales. No siempre heredamos lo mejor de nuestros padres.
Una vez fui a vocalizar y el maestro de canto me dijo que mi voz era grave, ronca, sucia y rota y que de ninguna forma iba a
poder cantar en el Colón. Tenía razón, nunca canté en el Colón.
Canté por toda América, menos en Brasil y EE UU. Esos dos países se los dejé a Sinatra que canta en inglés y es tano como
yo, y a Julio iglesias que habla español y canta chistes gallegos en inglés. Me olvidaba. Canté desde Ushuaia hasta La Quiaca antes que mi amigo León Gieco.
La primera vez que di una prueba para grabar un disco, el director artístico me hizo una bicicleta que todavía me sirve y
presté unas cuantas veces. “Tenés una voz rara –me diagnosticó como quien descubre una enfermedad– una voz dudosa, puede ser y no puede ser, puede matar y puede no joder a nadie, la veo y no la veo” –y no la vio. A pesar de su miopía fui a ver a mi amigo Miguel Ángel Merellano, mi descubridor y que Dios lo tenga por siempre en su gloria, y desde entonces supero los 23 álbumes con más de 30 ediciones y varios millones de placas vendidas en el mundo de habla hispana.
Tengo varios hobbies… coleccioné, por ejemplo, material descartable de este último lustro: afectos, recuerdos, quimeras,
emociones, palabras en desuso, canciones olvidadas; también tengo la manía de abrir la jaula a los canarios, cortar alambrados, saltar paredes, escribir en los muros; ando en patineta, en monopatín, en patines, si fuera mujer sería flor de “patinadora”.
Y además me gusta leer. Soy una máquina de leer. Leo los chismes, los avisos clasificados, los horóscopos de la semana, el
informe meteorológico, la página policial para saber si algún boludo cayó en cama por boludo, y si alguna piola salió libre por piola. Pero por sobre todas las cosas leo poesía. No es un chiste, leo poesía de la grossa. Los poetas son lo más grande que hay, como la vieja y Pappo, que no es poeta pero quiere a la vieja.
Si yo escribiera como los poetas que me gustan, no haría una sola canción, pero como no escribo como ellos, hago
canciones. Algunas son buenas, otras no tanto, algunas son famosas e hicieron famosos a varios artistas, otras es mejor olvidarlas y otras, por supuesto, profundamente boludas como me gustan a mí.
Filmé una película, junto a Monzón, dirigida por Favio, Soñar, soñar, que se estrenó en el 76, el año en que se fue a pique
Isabel Perón y con ella Favio, Monzón, yo, la película y la esperanza de mucha gente
En fin, son cosas de la vida o las cosas del poder, que no siempre es querer. Todo pasa y todo queda y nadie puede
zambullirse dos veces en el mismo río, decía un viejo filósofo griego amigo de los pobres: Onassis. Últimamente me preocupa el hecho de que nadie me haya propuesto una intendencia, una pequeña gobernación, un puestito oficial de concejal… por lo visto debo ser un espantavotos.
En realidad nunca fui una maravilla ni la mujer maravilla, ni la séptima maravilla, ni la octava, porque la octava maravilla es
esa pantallita en donde uno aparece y luego existe: la televisión.
Lo importante es que conocí a Neruda en 1971 y me autorizó a musicalizar algunos de sus poemas.
Siempre fue así, los mediocres me cerraban las puertas, los talentosos me las abrían. A pesar de todo sigo cantando y
componiendo, no tanto como antes, ni con tantas ganas. Nada es como antes ni nosotros somos los mismos de entonces, pero podría cantarles las canciones más bellas una noche de éstas. Los espero”.
Esta es una selección de poemas de su album Poemas de amor, maravillosamente interpretados.

Temas:
Amor que nace, Amor que muere
Declaración
Dedicado a Verónica
Despues de ti
El Pacto
Estoy solo
Guajira de la Amistad
Inmigrantes
La balada del Boludo
Las cartas de amor
Me gustaria
No me resulta facil quererte
Nunca Estuviste segura de mi
Sabor a Tango
Sio me faltaras tu
Si uno de los dos
Una parte de mí
Versos para ti

LinK

http://rapidshare.com/files/161958007/Gian_Franco_Pagliaro.rar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: